Como cuidar los neumaticos del coche

Cuando tienes un coche, es muy importante tener en consideración que el cuidado de los neumáticos permitirá ahorrar mucho dinero. Para ello, lo primero es tener el coche a punto, y para los desguaces de asturias son una excelente opción para comprar cualquier repuesto que puedas necesitar a los precios más ajustados.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que los cuidados que le aportes a tus neumáticos serán básicos para que puedas darles una mayor durabilidad. Es por esto que me he dado a la tarea de preparar este post para ti, con la finalidad de que cuides tus neumáticos de una forma adecuada.

Consejos para los cuidados de los neumáticos

Cuidar los neumáticos de tu coche resultará bastante sencillo, en especial si sigues los consejos que te traigo en este post:

Realiza la rotación

La rotación es fundamental a la hora de que los neumáticos tengan un desgaste adecuado, por este motivo se debe realizar siempre cada 3 a 6 meses. Este es un proceso que permitirá que se puedan tener unos mejores resultados y se evitará cualquier tipo de contratiempo.

Sin embargo, se debe hacer de forma correcta para que esta tenga unos buenos resultados, es decir, se debe hacer de adelante hacia atrás. No servirá de nada rotar los neumáticos de izquierda a derecha porque esto traerá consigo un desgaste disparejo.

Alinea tu coche

La alineación es algo fundamental que debes tener en consideración, en especial porque esta influirá en gran medida en el desgaste parejo de los neumáticos. Por este motivo, se recomienda mantener el coche alineado haciendo este proceso por lo menos una vez al año.

Sin embargo, se recomienda estar revisando los laterales de los neumáticos constantemente, de forma que se puedan detectar los posibles desgastes prematuros en estos sitios. En caso de ser necesario la alineación se debe hacer de forma inmediata.

Mantén la presión adecuada

Mantener la presión adecuada en los neumáticos será fundamental para evitar un desgaste prematuro de los mismos. Siempre se debe mantener la presión recomendada por el fabricante para que puedas tener un rendimiento óptimo en tu coche.

Una presión muy baja producirá daños graves a tus neumáticos, lo que puede hacer que tengas que cambiarlos muy rápido. Por otra parte, una presión muy elevada puede producir un gran desgaste, lo que hará que también se deba hacer un cambio prematuro, por lo cual se recomienda medir la presión por lo menos cada 15 días.