Los desguaces no son papel mojado

desguacesnovisimo

Hoy queremos redactar un post en  el que pongamos, negro sobre blanco, aquellas circunstancias que rodean a los desguaces y que son enormemente provechosas para los usuarios. Es decir, para ti y para mí. Nada nos gusta más que ayudar a los que, desolados, comprueban que su vehículo ha tenido una avería mecánica. Por eso vamos a ver si establecemos algunas cuestiones en torno a los desguaces, que ya va siendo hora de que hablemos con sentido común de ellos.

Lo primero que nos llama la atención de estos sitios es lo mucho que hacen por ofrecer al cliente algo con lo que estar a gusto. No todo el  mundo puede decir lo mismo, ni dar las mismas garantías, así que el que los desguaces lo hagan es para nosotros una enorme satisfacción.

Pero es en el precio y en la calidad donde los desguaces juegan su baza más apropiada. En efecto, este binomio no todo el mundo puede garantizarlo, y de repente podemos encontrarnos con piezas muy caras que, cierto, nos van a resolver la papeleta pero nos van a vaciar el bolsillo… O localizar recambios muy baratos que a los dos días se van a estropear. Por eso localizar algo en su justa medida nos gusta bastante, y es por ello por lo que defendemos la existencia de los desguaces sin medias tintas.

Sin embargo hoy queríamos poner de manifiesto un aspecto que se nos suele olvidar y que a nosotros, sin embargo, nos encanta: la posibilidad de poder reparar nuestro vehículo siendo eco-friendly. En efecto, acudir al desguace implica, entre otras cosas, instalar en el coche piezas que provienen de otros coches y que, por tanto, están restauradas. Si nosotros las ponemos en nuestro vehículo vamos a hacer un enorme bien, porque estaremos pintando de verde una plataforma rodante que, en lo tocante a la conservación medioambiental, es un elemento negativo. Así que poder hacer algo por el planeta ya nos parece enormemente satisfactorio.

Y por último, pero no por ello menos importante, hemos de entender que en épocas de recesión y crisis como la que vivimos lo importante no es gastar sino hacerlo con cabeza. Es obvio que hay que hacer avanzar a la economía, pero no todo el mundo puede comprarse un coche nuevo. Así que lo del desguace se convierte en un modo más que pertinente y viable para recuperar nuestro antiguo coche, el cual se muere de ganas de seguir proporcionándonos un montón de sensaciones adecuadas al volante. ¿Vas a dejar escaparlas?