Un tractor que debia ir ya al desguace

Hermanosbenitezmoreno.es

Qué verdad es que cuando los hombre ya se jubilan se aburren de tal manera que no dejan de dar el coñazo todo el tiempo, en mi caso hablo de mi padre hace un año ya que se jubiló y mi madre la pobre esta hasta el moño ya de él, claro se aburre y no para de dar por saco por suerte como tiene una pequeña finca se va todos los días y por lo menos ese rato asegura mi madre ser el mejor del día, porque por lo menos no lo tiene aguantando sus tonterías. Se trata de una pequeña finca que heredó de mi abuelo la verdad que a él le gusta tiene olivas y se hicieron una casa con mucho esfuerzo, tiene gallinas que nos dan un montón de huevos riquísimos a diario y la verdad que a lo tonto se ha hecho ahí de un sitio esplendido donde poder pasar los fines de semana, por eso los sábados solemos juntarnos allí a comer y los disfrutamos muchísimo.

Y todo muy bien lo que pasa que el problema empieza porque es muy terco, decía que ya no le quería pagar a nadie por arar el campo, así que le regalamos en un cumpleaños un tractor, dice que tenía muchas ganas de tener uno y se lo compramos de segunda mano, son muy caros nuevos y para lo que lo quería no merecía la pena invertir mucho más. Lo compramos en un desguace y lo ha tenido muchos años funcionando y dándole muy buen resultado, lo que pasa que como todo ya ha llegado a su fin y parece que él no quiere darse cuenta, no para de mirarlo de tocarlo de echarle cosas y el tractor dice que no quiere arrancar, ya por terco llamamos al mecánico y le ha dicho que le ha llegado el fin y que no merece la pena echarle más dinero. Parece que ha terminado de darse cuenta, yo desde luego ya estoy buscando un sitio de tractores para desguace donde poder llevarlo y que le den el fin que se deba.

Entre tanto ya nos tiene fritos diciéndonos que quiere otro y que ya estamos tardando en llevarlo a comprar uno, total que se acerca su cumpleaños y desde luego ya tenemos más que claro lo que le vamos a regalar este año, a ver si así por lo menos nos deja en paz.