Unas fiestas que ultimamente dan mucho que hablar

pildoradeldiadespues.es foto 2 (2)

Las fiestas de San Fermín son conocidas por mucha gente incluidos los extranjeros, son muchas las personas que viajan desde cualquier rincón en busca de una buena dosis de juerga. Los hoteles están hasta la bandera, los restaurantes no se quedan atrás el ambiente no parece malo, hasta que entra en juego el alcohol y alguna sustancia ilegal que hace que la gente sobre todo la joven se desinhiba y pierda el control de la situación.  Son muchas las noticias que llegan todos los días informando al personal de alguna situación violenta o alguna agresión de tipo sexual, al parecer más que a divertirse de manera tranquila van a ver lo que cae (como dicen ellos) perdiendo el respeto a todo lo que se pone por delante y pensando que son los dueños y señores de las fiestas. Un mayor control por parte de la policía quizás no estaría mal, creo que campan a sus anchas y no temen a la ley, saben que tan solo recibirán una amonestación por parte de algún juez libertino y que no tiene en cuenta la integridad de las personas, por lo que pasar unos días en una ciudad sin ley resulta de plato de buen gusto para esa gente desalmada.

Normal que no coja ni un alfiler, que cada año sean más los aficionados que más que por correr delante de los toros van a buscar la inocencia de cuantas mujeres se le pongan por delante. Por supuesto no toda la culpa se la voy a echar a los hombres, hay mujeres que por igual pierden el control van mucho más allá y después se sienten como las víctimas de un asunto que ha sido por puro consentimiento, no ha sido la primera vez que muchas de esas mujeres hayan tenido que recurrir http://pildoradeldiadespues.es pensando que han podido quedar embarazadas. Es un tema serio al que el próximo año se le debería poner remedio, ver las cosas de otra manera y que por lo menos la ley ponga cartas en el asunto, haciendo ver a todo el que va a perder el control, que no todo está justificado y que si se pasan de la raya tendrán que dar explicaciones y no irse de rositas como está pasando. Dicen que más vale prevenir que curar, por lo que tomemos ejemplo antes de tener que lamentar de verdad.

Las fiestas de San Fermín son conocidas por mucha gente incluidos los extranjeros, son muchas las personas que viajan desde cualquier rincón en busca de una buena dosis de juerga. Los hoteles están hasta la bandera, los restaurantes no se quedan atrás el ambiente no parece malo, hasta que entra en juego el alcohol y alguna sustancia ilegal que hace que la gente sobre todo la joven se desinhiba y pierda el control de la situación.  Son muchas las noticias que llegan todos los días informando al personal de alguna situación violenta o alguna agresión de tipo sexual, al parecer más que a divertirse de manera tranquila van a ver lo que cae (como dicen ellos) perdiendo el respeto a todo lo que se pone por delante y pensando que son los dueños y señores de las fiestas. Un mayor control por parte de la policía quizás no estaría mal, creo que campan a sus anchas y no temen a la ley, saben que tan solo recibirán una amonestación por parte de algún juez libertino y que no tiene en cuenta la integridad de las personas, por lo que pasar unos días en una ciudad sin ley resulta de plato de buen gusto para esa gente desalmada.

Normal que no coja ni un alfiler, que cada año sean más los aficionados que más que por correr delante de los toros van a buscar la inocencia de cuantas mujeres se le pongan por delante. Por supuesto no toda la culpa se la voy a echar a los hombres, hay mujeres que por igual pierden el control van mucho más allá y después se sienten como las víctimas de un asunto que ha sido por puro consentimiento, no ha sido la primera vez que muchas de esas mujeres hayan tenido que recurrir http://pildoradeldiadespues.es pensando que han podido quedar embarazadas. Es un tema serio al que el próximo año se le debería poner remedio, ver las cosas de otra manera y que por lo menos la ley ponga cartas en el asunto, haciendo ver a todo el que va a perder el control, que no todo está justificado y que si se pasan de la raya tendrán que dar explicaciones y no irse de rositas como está pasando. Dicen que más vale prevenir que curar, por lo que tomemos ejemplo antes de tener que lamentar de verdad.